Archivo del sitio

23:02

Nocturno
El silencio, adornado de nocturno canto, yace junto con abisal telón, infinito, cósmico. Y los seres, amantes, se funden con las sombras, buscando el contacto entre sus bocas, interpretando danza sin igual y con la cadencia del pacífico viento. Sus cuerpos se entrelazan cual si fueran afines a sus modos, esculpidos para ambos encajar… De vez en vez sus miradas se cruzan, expectantes, reservándose las palabras para otra ocasión. Dejándose guiar por el clímax del momento hasta quedar adheridos entre sí…
El amor brilla más fuerte en la oscuridad.

Título omitido…

Es tan complicado toparse con la hoja en blanco y tener presente la frustración de no saber qué escribir sobre ella, no tener las ideas claras de lo que uno desea plasmar en cada sílaba… Tal vez el arte sea más complicado de lo que parece, pues para expresar usando como medio lo escrito se necesita facilidad, habilidad y, a veces, hasta paciencia…

Aquí estoy, sin tener la ruta fijada antes de emprender el camino, más allá de las emociones, estoy procurando que éstas no nublen mi juicio ni mi capacidad de expresión; ahora el silencio está aquí, empañando la concentración, opacando el acto, no sé por qué me es tan complicado ahora describir todo lo que me rodea y lo que siento… Por momentos la culpabilidad, el ocio y la alegría momentánea, efímera. Y es que todavía no logro concretar por qué es que un miedo tímido está tras de mí e impide que quebrante la inseguridad que todavía me atemoriza y me hunde con tanta facilidad, ya me han dicho que si no trato de hacer un canje y cambiar con todo esto, jamás seré feliz, y lo es, es cierto, no comprendo cómo es que yo, estando consciente de las cosas todavía no hago algo para contrarrestar los efectos de las acciones…

Lo sé, algo sin sentido alguno y con pensamientos que se habían escondido por algún tiempo…

¡Despierta!

Para poder existir bajo la sobra de un ideal corrompido es necesario levantar la mirada y trasladarla de modo incoherente al otro extremo de eso que llamas impenetrablemente alcanzable. ¿Acaso piensas que no lo lograrás? únicamente piénsalo, nunca es tarde para perdonar y pedir perdón. Date cuenta, la solución la tienes aquí, frente a frente tuyo; no dejes que la ira y el dolor se apoderen te ti, ni des cabida a la entrada del espectro de oscuridad para que se adueñe de tus emociones, medítalo bien porque cuando decidas tomar el camino, no habrá marcha atrás. Deja atrás tus arrebatos, pues únicamente te autodestruirías si continúas nutriéndolos de enfado y disgusto. Dejarás impávido el ambiente sólo de que te mire detenerte como negando el movimiento, luego, bajo el aparente cobijo de una nube te sentirás invencible, pero date cuenta, despierta y abre los ojos, no eres más que un ser buscando por todo lugar una respuesta a lo inverosímil…

Anda, el amor espera…

Hoy he asomado la mirada hacia un nuevo horizonte, puedo divisar lo que viene delante de mí, quizá uno que otro obstáculo e impedimento de llegar a ti, pero tu amor me hará fuerte para caminar por este sendero donde al final se entreve tu corazón, fuente preciosa de salvación y felicidad, paz y éxtasis. Casi inexplicable e indescriptible por las palabras de un simple enamorado que hace lo posible por hermosear con palabras tu existencia; que después de tanto tiempo sin tu cuerpo físico sigue aferrado a tu esencia, a tu aroma… Y después de que he tenido el privilegio de estrecharte entre mis brazos y hallarme entre los tuyos no hayo el modo de canalizar toda mi alegría, felicidad causada por ti, por el instante en que te escuché decir “te quiero”, desde que tu gesto de cariño hacia mí traducido en un abrazo me alcanzó, y de donde tu traviesa sonrisa salpica de caprichosos colores el ambiente, el mundo, MI MUNDO… Es tener el vital y necesario cariño tuyo, cuya naturaleza tan frágil y delicada puede ser corrompida hasta por la más mínima brisa del feroz viento que es capaz de herirte, de dañarte…

¿Olvido o resignación?

Si bien me he dedicado a no pensar en ti, existen dos caminos: El que en verdad te haya olvidado o el otro (y no menos importante), que me haga a la idea de haberte perdido sin siquiera pensar en ello últimamente. He notado que soy yo quien se hace a la idea y actúa egoísta y equivocadamente cuando alguien me habla de ti, ¡y no lo entiendo! Pero, ¿eso a quién le interesa? En fin, ¿olvido o resignación?

A %d blogueros les gusta esto: