Archivo del sitio

Sentimientos sin nombre…

Imagen

Duele ver que las cosas han dejado de ser lo que solían ser, duele recordar la magia con que brillaban sus ojos al mirarme, expectantes, siempre con la fiel disposición de saber de mí… Tuve la culpa, lo sé, perdí la gran oportunidad que tuve, la desaproveché y se escurrió de mis manos como agua cayendo al vacío… Cuando “recuperé” otra oportunidad me juré a mí mismo que no cometería los errores del pasado, me dije que no desaprovecharía esta oportunidad… Ahora mira, te sientes aprisionado entre tus defectos y la ferviente voluntad de mejorar las cosas, pero no puedes hacer nada… Buscas desahogarte escribiendo, tratando de que algún párrafo, algún verso o alguna palabra digan la clave de todo…

Duele ver que los sentimientos son tan volátiles, duele ver que no soy capaz siquiera de explicar con exactitud lo que siento, a veces quisiera solucionar las cosas pero nunca encuentro la forma correcta de hacerlo, tal vez sea que mi impotencia me subyuga con tal fuerza que no puedo soportar… Son tantos sentimientos encontrados… Miro tu foto por largas horas hasta que mis ojos se apaguen, como deseando verte entre sueños, para que al menos en ellos seas otra…

Ahora, solo mira mi forma de escribir, tan contrariada… ¿Por qué es tan complicado para mí? La primera lágrima se desborda y arde en la mejilla mientras se desliza lamiendo mi piel… Duele tanto…

¿Olvido o resignación?

Si bien me he dedicado a no pensar en ti, existen dos caminos: El que en verdad te haya olvidado o el otro (y no menos importante), que me haga a la idea de haberte perdido sin siquiera pensar en ello últimamente. He notado que soy yo quien se hace a la idea y actúa egoísta y equivocadamente cuando alguien me habla de ti, ¡y no lo entiendo! Pero, ¿eso a quién le interesa? En fin, ¿olvido o resignación?

Sin concepto…

Su inseguridad lo acompaña, el miedo de no ser aprobado lo abruma, la debilidad que tiene de no ser capaz de expresarse, la fragilidad que tiene cuando se siente atacado y la carencia de sensibilidad que tiene… Éstos son solo minúsculos aspectos que no sabe explicar, que no sabe si considerar dentro de su forma de ser, de su esencia, su naturaleza… Eso que no sabe qué lo causó, que no sepa qué o quién es… Si le preguntaran cómo es, quién es o que cite adjetivos calificativos de sí, muy probablemente se quedaría callado o con voz entrecortada por su nerviosismo de no saber qué contestar. Esa persona que no sabe definirse, conceptualizarse ni catalogarse, que en múltiples facetas de su vida actúa como un inútil, como algo obsoleto, inservible, poco funcional… ¿Acaso le hace falta algo? Algo que incentive su motivación, algo que le demuestre que en verdad es importante, algo que le exteriorice un motivo por el cual es necesario que esté allí, algo que no le diga verbalmente que los que lo conocen son afortunados de conocerlo… Dice saber que todos han sufrido, pero que no sabe si es feliz, no sabe si algún día lo será, es como un ente que solo sigue instrucciones, que no tiene sueños, que no sabe si los tendrá o peor aún, si los tuvo… No sabe si lograr lo que de a poco va labrando le hará aunque sea un poco más alegre; tal vez sean sus complejos y sus traumáticos pensamientos que solo formula sin siquiera (en ocasiones) tener razones viables para crearlos…
Comenzó escribiendo esto sin una idea fija, sin un tema en específico, pero ahora que se da cuenta, solo se culpa por hacerse denigrado de nuevo…

A %d blogueros les gusta esto: