Hoy así, mañana… no sabría explicarse.

Entre sus pasajeras y efímeras ideas, aquel chico se encontraba algo dubitativo, sin embargo intentaba detectar la causa de su estado de ánimo, comenzaba a recordar y a recapitular un poco acerca de lo que había hecho antes de comenzar a sentirse así, pasaban los segundos implacables, inalcanzables… Este chico por más que lo intentara no conseguía resultado alguno, encontrábase en medio del envolvente silencio de su habitación con la mente literalmente en blanco, parecía una especie de ente sin vida, rígido y nulamente reaccionante; evidentemente algo andaba mal. Días antes, se hallaba caminando sin rumbo definido por las calles, se le veía cabizbajo y carente de expresión, como si por momentos se ausentara de sí mismo para pertenecer a otro plano, a otra instancia…

Lánguido e ignominioso era su pensamiento de cometer un disparate, por instantes vagamente pasaba por su mente un sentimiento de óbito, algo realmente poco usual en él; de pronto su mundo se encontraba en plena decadencia. Se preguntaba: “¿dónde estabas cuando caí en desgracia?”. Lo gritaba al aire sin una respuesta fortuita; se decía a sí mismo si alguna vez encontraría los veredictos a todas sus innumerables cuestiones, hasta que… repentinamente levantóse de su cama; se situaba sorprendido, ambiguamente recordó que la causa de todo su maremágnum de ideas, sensaciones y emociones provenía de una sola causa, lograba intuir que ese sueño que tuvo fue algo como una especie de “revelación”… La ausencia de alguien en quién confiar, alguien en quién desenvolverse, alguien con quién conversar y claro alguien a quién amar y aún más pensamientos inexplicables…

Más calmado volvió a recostarse y a quedar algo pensativo, estaba en verdad estupefacto de lo que había experimentado…

[Eventualmente lo antes escrito no es más que solo palabras, ¡sólo eso!]

“Experimentar la necesidad de echar de menos alguien no es cualquier cosa, ¡en efecto! no es cualquier cosa.”

Anuncios

Acerca de Erick Brandon

Un chico simple y serio. Nada más.

Publicado el octubre 15, 2010 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Comparto tu idea. Hay personas que llegan a tu vida para luego marcharse, pero a veces todo esto es curioso, se marchan pero al mismo tiempo todavia están con nosotros, en nuestro corazón.

No olvides dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: